Espacios protegidos > Reserva de la Biosfera

Desde el 26 de mayo de 2009, fecha de su declaración por la UNESCO, Entrimo forma parte de la Reserva de la Biosfera transfronteriza de Geres- Xurés.

Esta reserva tiene una extensión de 259.456 ha, que se extienden por el Parque Nacional de Peneda-Geres, en zona portuguesa, y el Parque Natural de a Baixa Limia-Serra do Xurés, ya en parte española.

La Reserva tiene como principal fundamento, la búsqueda de una gestión integral del conjunto de los términos municipales que la integran, de forma que se promocionen y se busquen recursos complementarios a los de la Red Natura 2000 o a los de Parque Natural o Parque Nacional, tanto para la gestión de los recursos naturales en sí y la protección de los valores medioambientales, como la promoción de actividades sostenibles para la población.

Además del término de Entrimo en su totalidad, en España esta Reserva de la Biosfera comprende los municipios de Bande, Calvos de Randín, Lobeira, Lobios y Muíños en Galicia y en la parte de Portugal los municipios de Arcos de Valdevez, Melgaço, Montalegre, Ponte da Barca y Terras de Bouro en el Norte de Portugal.

Estas Reservas deben contribuir al logro de tres objetivos básicos:

  • Conservación de los paisajes, los ecosistemas, las especies y la diversidad genética.

  • Desarrollo económico y humano sostenible desde los puntos de vista sociocultural y ecológico.

  • Conocimiento científico y apoyo logístico, prestando apoyo a proyectos de demostración, de educación y capacitación sobre el medio ambiente y de investigación y observación permanente en relación con cuestiones locales, regionales, nacionales y mundiales de conservación y desarrollo sostenible.

Siendo las Sierras Galaico-Miñotas y los valles asociados una unidad biogeográfica que requiere una atención coordinada entre las distintas administraciones implicadas en su gestión, la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Xurés Gerês supone una oportunidad para la cooperación y el uso sostenible a traves de la gestión común de un ecosistema compartido.

Esta delcaración refuerza la red de reservas de la biosfera en la Peninsula Ibérica, siendo significativo el incremento de la superfice de bosques y matorral y la incorporación de endemismos estrictos que es necesario proteger.

Además de los endemismos, existen varios taxones de plantas vasculares, cuya distribución está casi limitada al territorio de la Reserva de la Biosfera, la cual representa una relevancia importante para la conservación de la flora, tanto a nivel nacional como mundial.

La Reserva contará con una política o un plan de gestión de la zona en su calidad de Reserva de la Biosfera, que seguirán en lo fundamental las líneas de acción ya iniciadas, principalmente las establecidas por los planes de Ordenación y por la Red Natura, que serán continuadas y desarrolladas, en el sentido de la elaboración de un Plan de Gestión conjunto integrado de la Reserva de la Biosfera, que les de coherencia entre ellas, y las dote de mayor eficacia, especialmente al coordinar acciones transfronterizas sobre un territorio que es una misma unidad en el sentido de sus características naturales, socioeconómicas y de necesidades de gestión y conservación.

Igualmente la Reserva de la Biosfera se dotará de una Autoridad u Órgano de Gestión encargado de aplicar las directrices contenidas en el instrumento de gestión. A fecha de finales de 2009, ambos están en fase de elaboración y constitución.

Al igual que en el caso del Parque Natural y de la Red Natura 2000, la Reserva de la Biosfera se articula en torno a una zonificación del territorio, con diferentes niveles de protección.

En el caso de Entrimo, aproximadamente un tercio de su superficie está clasificado como zona núcleo, un tercio como zona tampón y otro tercio como zona de transición.